La práctica de ejercicio físico hace que el metabolismo corporal aumente el gasto energético basal. La mayor parte de esta energía se expulsa en forma de sudor para regular la temperatura del cuerpo y es por este hecho que los deportistas deben tener presente la importancia de una buena hidratación.

Durante la realización de diferentes actividades se pierde mucha cantidad de agua, a veces la suficiente para llegar a deshidratarse si no se hace nada al respecto. Debes ser consciente de la importancia de la reposición de líquidos.

La recomendación general es que se ingieran muchos líquidos con un elevado contenido salino. Sudar implica perder agua y también diferentes electrolitos: cloro, sodio, potasio, etc. La función de estos es regular el equilibrio de los líquidos del organismo. Si no existen los suficientes, el cuerpo puede protagonizar síntomas de deficiencia, así como calambres musculares y debilidad, entre otros efectos. Por lo tanto, no debemos tener en cuenta solo la ingesta de agua y sal, también los electrolitos son importantes para evitar deshidratarnos.

Es muy importante tomar las cantidades necesarias para cada organismo a través de una dieta sana, equilibrada y variada. Para conocer qué es lo más adecuado para cada deportista es recomendable consultar a un especialista. Aun así, también se tienen que tener en cuenta otros aspectos como el tipo de prueba que se vaya a realizar, con qué intensidad, su duración y las condiciones climáticas del entorno.

Conociendo estos datos, también sabremos con mayor precisión las cantidades de las raciones y cuáles son las más adecuadas para cada situación. Aunque también hay que tener en cuenta unas normas para el aporte adecuado de líquidos en el organismo ante una actividad deportiva.

En primer lugar, para saber compensar las pérdidas del organismo y conocer las cantidades e ingestas necesarias debemos ser conscientes de la pérdida que supone hacer según qué ejercicios. No es lo mismo reponer fuerzas después de deportes de resistencia que de deportes moderados; tampoco es lo mismo la recuperación de ejercicios de 30 minutos o de una hora, etc.

Como ya hemos hecho referencia anteriormente, no es recomendable consumir tabletas de sal aisladas. Aunque la tendencia es pensar que cuando sudamos nuestro organismo necesita substancias salinas más que cualquier otra cosa, hemos comprobado que no únicamente se requieren estas ni son las más importantes, pues hay que acompañarlas con los electrolitos necesarios.

Todo deportista sabe que para reponer líquidos la mejor opción es beber agua embotellada. Si decides ingerir otros líquidos como agua del grifo, té, refrescos, etc., debemos decirte que es una opción poco acertada, ya que este hecho podrá ocasionar una pérdida de electrolitos y, en consecuencia, podrá aumentar el riesgo de sufrir rampas musculares posteriores al desgaste físico.

Para más información:

http://www.csd.gob.es/csd/estaticos/dep-salud/guia-alimentacion-deporte.pdf

http://www2.uned.es/pea-nutricion-y-dietetica-I/guia/deporte/nutri_agua_y_electrol.htm