El sobrepeso es un exceso de grasa acumulada en el organismo que perjudica la salud de las personas que lo padecen. Para comprobar si sufrimos este problema, el Índice de Masa Corporal (IMC) es el indicador que lo determina en relación a nuestro peso y talla.

La natación, la mejor disciplina

La Organización Mundial de la Salud (OMS) apunta que para diagnosticar sobrepeso a una persona adulta el IMC debe ser superior a 25. En el caso de los niños depende de la edad: los menores de 5 años tendrán sobrepeso cuando el peso para su estatura tenga más de dos desviaciones típicas por encima de la media establecida en los patrones de crecimiento infantil de la OMS. Y los de 5 hasta los 18 años, el sobrepeso se dará cuando haya más de una desviación típica por encima de la media.

El motivo principal del sobrepeso es el desequilibrio entre las calorías que consume una persona y las que gasta. En los últimos años ha aumentado la ingesta de alimentos con muchas calorías y grasas saturadas y ha habido una disminución de la actividad física por motivos varios, algunos de los cuales son las nuevas tecnologías, los puestos de trabajo o los modos de transporte, dando paso cada vez más al sedentarismo.

Las personas que tienen sobrepeso están expuestas en mayor medida a contraer enfermedades cardiovasculares, diabetes, osteoartritis, enfermedad degenerativa de las articulaciones y algunos cánceres, como el de mama, ovarios, hígado, riñones o colon.

El mejor deporte para combatirlo: la natación

Para perder peso, uno de los deportes que más os recomendamos es la natación. Gracias a su práctica ponemos a trabajar el corazón, los pulmones y la gran mayoría de nuestros músculos. Os dejamos algunas condiciones que se deben tener en cuenta para que nadar sea lo más efectivo posible:

  • Ni baja ni alta intensidad, sino moderada. Para realizar bien los ejercicios dentro del agua, no podemos pedirle a nuestro organismo ni un ritmo demasiado lento ni una aceleración demasiado agresiva. Los movimientos deben rondar el 60-70% de la frecuencia cardíaca máxima.
  • Ejercicios con intervalos. Para que los resultados sean más efectivos, combinar diferentes ejercicios a diferentes ritmos es una buena opción, siempre dentro de nuestras capacidades.
  • Tener en cuenta la última ingesta antes del ejercicio. Para practicar natación debemos hacer previamente la digestión, que suele abarcar un período de dos horas para la recuperación total. La mejor opción es nadar en ayunas, pues el combustible de preferencia para nuestros músculos será la grasa que estamos intentando quemar.
  • Tener en cuenta la primera ingesta después del ejercicio. Debemos procurar no comer nada hasta pasada una hora después de la actividad física, ya que nuestro cuerpo todavía está quemando grasas.
  • Una buena hidratación. Que nuestro organismo disponga del agua suficiente para afrontar una actividad de natación es muy importante para la pérdida de calorías.
  • Como todos los deportes, la constancia y la regularidad son fundamentales para conseguir los resultados esperados en un período de tiempo determinado.

Debemos considerar la importancia de practicar tanto este deporte como otros y prevenir así la aparición de sobrepeso, pues diversos estudios afirman un cambio en la sociedad respecto a hace unos años de las personas que sufren esta enfermedad. En 2014, unos 2000 millones de personas adultas tenían sobrepeso, es decir, aproximadamente un 39% de la población mundial.

Desde Gotzam recomendamos que no se deje de practicar deporte o de realizar cualquier actividad que suponga un esfuerzo físico para no permitir que la vida sedentaria pase a formar parte del día a día de las personas.

Para más información:

http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs311/es/

http://www.trendenciashombre.com/fitness/olvidate-de-los-kilos-de-mas-con-ayuda-de-la-natacion