Los Drops pueden ir desde los 0 milímetros hasta los 12 milímetros. El impacto del deportista con el suelo, es decir, la pisada que haga mientras corre, variará en función del tamaño del Drop. Cuanto mayor sea este, más impacto recibirá en la parte del talón, mientras que con unas zapatillas con un Drop más pequeño se recibirá un mayor impacto en la parte delantera del pie.

¿Eres de zapatillas con un Drop de 12mm, 8mm o nulo?

En el movimiento del pie cuando hacemos la zancada predominan la flexión y extensión del tobillo. Cada deportista realiza este movimiento de una manera distinta, y será la elección del Drop lo que determinará el correcto movimiento de la articulación.

Por un lado, los Drops de 12mm son los que se encuentran en las zapatillas con mucho talón y se recomiendan únicamente a aquellas personas con sobrepeso, ya que modifica mucho la pisada natural de cada uno. Se utilizan para entrenar o para hacer maratones de muchos quilómetros a una velocidad moderada, ya que cuenta con una gran amortiguación y estabilidad en la pisada.

Por otro lado, los Drops de 8mm no provocan una gran modificación del movimiento, por lo que esto ya es una ventaja. La pisada es más natural y proporciona más estabilidad, sobre todo en superficies irregulares, pues la sensación de control del tobillo es mayor y esto ayudará a que el deportista esté más protegido en cuanto a esguinces, entre otras lesiones.

Los Drops nulos, de 0mm, son los adecuados si lo que queremos es «correr descalzos» y tener la sensación de que la superficie que estamos pisando es el suelo. Las zapatillas con este Drop no tienen ningún tipo de amortiguación, son muy ligeras y el corredor encontrará su pisada más natural.

Generalmente, los deportistas deberían usar unas zapatillas con un Drop entre 8 y 10 milímetros, ya que son las que se consideran aptas para entrenar cada día y correr muchos quilómetros a una velocidad moderada.

Para elegir una zapatilla u otra en función de su Drop existen diversos factores que pueden condicionar:

  • El tipo de entrenamiento que se realice. Según la finalidad con la que hagamos deporte haremos un tipo de actividad física u otra. El tamaño del Drop se decidirá en función de si las zancadas del corredor son largas o cortas.
  • La superficie por la que se corra. Depende de nuestra especialidad o zona habitual de entrenamiento, la superficie por la que correremos será distinta, como también deberá serlo el tamaño del Drop.
  • La técnica de carrera. El tipo de Drop también dependerá de nuestra técnica, de si tenemos tendencia a hacer el apoyo en la parte del antepié o si corremos con los talones.

Aun así, la elección final deberá depender sobre todo de las sensaciones y la comodidad que sienta el corredor en cada pisada. Si usamos un tipo de Drop durante un tiempo y, posteriormente, decidimos cambiar para probar otro tipo de carrera o conocer nuevas experiencias podemos hacerlo pero de manera progresiva, para que los tobillos se adapten a nuevas sensaciones y diferentes esfuerzos por parte del deportista.

Hoy en día, existe una tendencia por parte de los runners de dejar en el armario las zapatillas con mucha amortiguación y correr de la manera más natural posible, es decir, con zapatillas con Drop nulo. Pero deberemos considerar siempre si es la mejor opción para nosotros.

¿Y tú, qué tipo de Drop le pones a tus zapatillas?

Para más información:

http://www.runnea.com/articulos/entrenamiento-running/2015/01/drop-zapatilla-definicion-tipos-funciones-1543/

http://sportadictos.com/2014/08/drop-zapatillas

http://www.vitonica.com/carrera/zapatillas-con-zero-drop-la-tendencia-en-corredores