3.600 km solidarios es un reto deportivo personal, el cual consiste en unir corriendo los tres puntos cardinales más distantes de la España peninsular en menos de 2 meses, con el objetivo de construir un centro de salud en Guinea Bissau y apoyar a la Fundación del Dr. Ivan Mañero.

El reto deportivo

El esfuerzo, la superación y la consecución de metas personales serán los protagonistas del ámbito deportivo.

Alfredo Corralero es el impulsor del reto de correr los 3600 km. En primer lugar cruzará la Península de sur a norte, desde el Cabo de Tarifa, en Andalucía, hasta el Cabo Touriñán en Galicia, donde empezará el segundo tramo. Partirá de Estaca de Bares hacia el Cap de Creus en Cataluña, recorriendo todo el norte.

Entrenamiento Alfredo Corralero

El trayecto pasará por gran parte del territorio español, con una gran cantidad y variedad de poblaciones, gentes y paisajes. El tramo final de los 3600 km será durísimo, ya que recorrerá la travesía integral de los Pirineos, el GR-11 (con más de 47.000 m de desnivel positivo).

El objetivo solidario

La finalidad de este reto deportivo es colaborar con el proyecto solidario que la Fundación Dr. Iván Mañero desarrolla en África Occidental, y especialmente en Guinea Bissau, donde trabajan desde hace más de una década.

El objetivo es destinar el dinero recaudado, a través de patrocinios y becas, a la creación y puesta en marcha de un centro de salud en Biselanca (Biombo, Guinea Bissau).

Alfredo Corralero y el Dr. Ivan Mañero

Guinea Bissau es uno de los países más pobres del planeta. Su población tiene un difícil acceso no solo a servicios básicos como la sanidad o la escolarización, sino también a necesidades vitales como el agua potable o una alimentación digna.

Los escasos recursos económicos de la mayoría de familias obligan a realizar una única comida al día, provocando desnutrición entre los niños lo que conlleva una salud débil.

Según el informe Ending Newborn Deaths, publicado en marzo de 2014 por la ONG Save de Children, Guinea Bissau es el quinto país del mundo donde los bebés lo tienen más difícil tanto para vivir durante las primeras 24 horas como para llegar a cumplir los 5 años de edad.

El centro atendería a los niños y niñas de la población rural de Biselanca y poblados cercanos ofreciéndoles asistencia sanitaria básica, vacunación, seguimiento de su estado nutricional, aporte de vitaminas para su desarrollo, así como el fomento y la capacitación de las madres para mejorar la higiene y salubridad de los hogares con la finalidad de reducir la alta mortalidad infantil de la zona.

Además de la adecuación del centro, lo dotarían del material necesario para hacerlo funcionar, como mínimo, durante un año. El personal que trabajaría sería personal voluntario sanitario desplazado junto con una enfermera local.

Recorriendo las costas de la Península corriendo se quiere ayudar a reducir el índice de mortalidad infantil en Guinea Bissau.