Mantener una correcta postura corporal supone tener un buen equilibrio para el rendimiento muscular, ayudando así a realizar de manera segura el ejercicio físico. También implica un trabajo en armonía entre los órganos y los músculos de nuestro organismo, produciendo energía, resistencia y vigor.

Tu posición corporal determinará tus resultados físicos

Si queremos obtener buenos resultados debemos procurar siempre una buena alineación de nuestro cuerpo. Además, también afecta a nuestro bienestar personal. Si mantenemos la espalda recta y una postura abierta y positiva nuestro estado de ánimo mejorará.

Sin embargo, la postura ideal de cada cuerpo la perdemos con facilidad. Es una tendencia común que todos vayamos adoptando formas distintas, creando así una mala postura. Esto hace que las vértebras se sientan presionadas y con dificultades para compensar los desequilibrios.

La zona del cuerpo que se ve más afectada a esta tendencia son los hombros. Con el paso del tiempo vamos encorvándolos hasta el punto que nuestra columna vertebral sufre en exceso y los músculos deben trabajar el doble para compensarlo. Esto provoca estrés que puede acabar en dolores y rigidez del cuerpo en general.

De este modo, para mantener una buena postura es necesario que tengamos en cuenta a nuestro cuerpo no solo durante la realización de ejercicio, sino siempre. Tenemos que ser conscientes de que nuestra columna está mal alineada antes de sentir dolor para conseguir lo deseado. Para ello, practicar Pilates nos ayudará a tomar consciencia de todas las partes de nuestro cuerpo para trabajarlas de manera independiente y corregirlas si es necesario. 

Tonificar los músculos también es muy necesario para la correcta posición corporal. Un buen trabajo muscular que logre obtener los huesos más densos y con un mayor rango de actividad nos facilitará los movimientos del día a día.

Lo que debemos evitar es estar sentados durante mucho tiempo. Generalmente, las personas cuando nos sentamos tendemos a encorvarnos hacia atrás, consiguiendo así un mal movimiento de la pelvis que puede provocar dolores de espalda y presión en los discos. Hay que intentar que la columna adopte una posición neutra, los hombros se inclinen hacia atrás y abajo y las plantas de los pies estén bien apoyadas en el suelo.

Por el contrario, cuando estamos de pie, lo más recomendable es que el pecho se encuentre hacia arriba y el abdomen en funcionamiento, ya que serán los abdominales los que nos ayudarán a estabilizarnos. También el peso del cuerpo deberá repartirse entre las dos piernas y las rodillas deberán flexionarse un poco.

Para enfrentar mejor el día a día, las actividades y los ejercicios físicos que se vayan a realizar, tener una buena postura corporal nos ayudará y servirá como punto de partida para obtener buenos resultados.

Para más información:

http://www.cmdsport.com/fitness/actualidad-fitness/una-buena-postura-corporal-mejora-los-resultados-deportivos/

http://www.vitonica.com/anatomia/una-buena-postura-corporal-te-permite-rendir-mas-y-mejor